Epifumi

Difficulté technique   Difficile

Durée  14 hours 32 minutes

Coordonnées 32184

Uploaded 1 avril 2018

Recorded mars 2018

-
-
2 613 m
47 m
0
164
329
657,44 km

Vu 14 fois, téléchargé 0 fois

près de Tamzergout, Drâa-Tafilalet (Morocco)

Cambio de planes y vuelta para España.
El octavo día empezó sin solución de continuidad con el séptimo. Después de acostarnos en los jergones del auberge de Bassou, lo único en lo que podíamos pensar era en que amaneciera para salir de la montaña. Dormir implica tranquilidad, y nos faltaba toda. No pegamos ojo en toda la noche, más allá de aquellos momentos en los que el agotamiento nos vencía. Mi mirada estaba fija en el ventanuco de la habitación en busca de los primeros rayos de luz. Pero nunca llegaban. En un momento de la noche, salí a de la habitación y pude contemplar la montaña en todo su esplendor. Sin nubes, el plenilunio llenaba de luz la noche en un espectáculo verdaderamente para recordar. Tras ese momento, cierta tranquilidad nos inundó y dormimos hasta el amanecer.
El desayuno fue el habitual en la zona. Pan y tortitas acompañadas de mermelada de higo y mantequilla. Y café, buen café. Tras pagar las habitaciones, menos de 9€ por persona, desayuno incluido, le pedimos a Bassou que nos acompañara hasta Agoudal para orientarnos sobre los cursos de agua. Por otros 100 dirhams para gasolina para el generador, lo hico, y nos sirvió de mucha ayuda.
A pesar de que la mañana mostraba la montaña de otra forma, la pista no dejaba de tener su dificultad. Los arroyos que había que cruzar, no resultaban complicados una vez que Bassou los cruzaba con su motillo. Otra cosa es si lo hubiéramos tenido que hacer de noche. Aún así, los 15 kilómetros se tomaron su tiempo.
Una vez en Agoudal, en el auberge de Ibrahim, nos tomamos otro té mientras decidíamos que hacer. Finalmente, con alguno de nosotros con el ánimo tocado, siendo imposible llegar a Fez con tiempo para visitar la ciudad, y considerando que el sábado habría que madrugar un montón para llegar a Tánger con garantías de tomar el ferry, decidimos tomar rumbo a Tánger. No estaba claro si íbamos a intentar llegar, o si nos quedaríamos por el camino, pero la dirección y la idea era clara.
La carretera que discurría hacia el noreste por el Atlas, la R706, estaba en bastante mal estado, lo que nos retrasó bastante. Cierto que comparado con el día anterior parecía una autopista, pero no dejaba de ser peligrosa y lenta. No fue hasta llegar a Er Rich y tomar la N13 cuando el asfalto podía recibir ese nombre. Y eso que Ibrahim nos advirtió de que tomáramos esa ruta en vez de la R317, más directa, pero en obras. Aprovechamos para comernos unos bocatas y lavar las motos que se lo merecían.
La N13 nos llevaba directamente hasta Meknes, atravesando el Atlas Medio, lo que nos hizo subir cumbres de 2.200 metros antes de empezar a bajar. El paisaje, a pesar de ser montañoso, no tenía nada que ver con el Alto Atlas y el Anti Atlas. Verdes montañas, con vegetación abundante, nos recordaban más al norte de Espala que a Marruecos. Pero no solo en el paisaje, también en el frío y el viento. El país alauí no escatimó en fenómenos meteorológicos sobre nosotros.
En Siddi Kacem paramos a dar un respiro y decidir destino. barajamos quedarnos en Larache y afrontar Tánger por la mañana, pero las ganas de coger el ferry nos decantaron por seguir hacia el puerto. Finalmente, por la N1 y después la autopista, llegamos a Tánger sin hotel definido a eso de las once y media de la noche. Un Ibis Hotel a la entrada de la ciudad nos sirvió para pasar la última noche en Marruecos.

Commentaires

    You can or this trail