Durée  3 days 52 minutes

Coordonnées 6332

Publié 23 août 2018

Recorded août 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
893 m
4 m
0
17
33
66,84 km

Vu 4558 fois, téléchargé 152 fois

près de Serdió, Cantabria (España)


"Ni yo, ni nadie puede recorrer ese camino por ti, debes transitarlo por ti mismo. No está lejos, está al alcance, quizá ya has estado en él desde que naciste sin saberlo, quizá está en todas partes, en el mar y en la tierra", Walt Whitman.

PULSA ENCIMA DE LA IMAGEN PARA IR A LA ETAPA CORRESPONDIENTE:



Durante siglos, miles de peregrinos jacobeos han hecho un aparte en el Camino de la Costa para adentrarse en la comarca lebaniega hasta llegar al Monasterio de Santo Toribio y venerar la reliquia del Lignum Crucis. Hoy, los viajeros modernos pueden llegar al corazón de los Picos de Europa siguiendo las huellas de aquellos fieles caminantes.



A Liébana comenzaron a llegar cristianos desde todos los puntos cardinales creando, sin ser conscientes de ello, una red de caminos que perfiló toda una trama de santuarios interrelacionados. Así, muchos peregrinos que se dirigían a Santiago por el Camino de la Costa se desviaban para acercarse a Liébana.



El Camino Lebaniego va desde Santander a Santo Toribio, se puede cubrir en cuatro o cinco días. La duración queda al albedrío de cada uno, a su capacidad física y al tiempo que se quiere invertir en descubrir el enorme patrimonio natural y cultural que atraviesa.

En esta ocasión vamos a dividir el camino en 3 etapas de unos 20Km con desvío en la primera etapa a Camijanes (para comer) y en la segunda etapa para visitar el fabuloso mirador de Santa Catalina, en Cicera. Para la última etapa dejamos únicamente 3 Km para ir al Monasterio de Santo Toribio y pasar la tarde del día anterior y parte de este último día en Potes, que bien merece una visita sin prisas.

La señalización hasta San Vicente de la Barquera es la propia del Camino de Santiago, es decir, flechas amarillas; a partir de aquí y hasta Santo Toribio, las flechas se combinan con flechas granates y mojones con el símbolo del Lignum Crucis.



Nosotros visitamos San Vicente de la Barquera y sellamos la credencial en la la iglesia gótica de Nuestra Señora de los Ángeles, desde la cual hay una panorámica envidiable de San Vicente de la Barquera.



En su interior, la iglesia guarda una de las obras maestras del Renacimiento español: el sepulcro de Antonio del Corro, inquisidor, trabajado en alabastro. Los restos del hospital de la Concepción recuerdan el dinamismo de la villa cuando acogía a los peregrinos de Santiago en el siglo XV.



Decidimos entonces salir desde la cercana localidad de Serdio, ya que no hay albergue en San Vicente de la Barquera a la fecha de este viaje.



Este camino (en su primera etapa) pasa casi íntegramente por la senda fluvial del río Nansa, se agradece ir por sombra y al lado del río, aunque nosotros pasamos bastante calor debido a la humedad.



Salimos un momento de la senda fluvial para hacer un pequeño desvío para comer en el pueblo de Camijanes.

Actualizado 6 May 2019.
El restaurante en Camijanes se encuentra cerrado permanentemente, si lo vuelven a abrir por favor comunicarlo para volver a actualizar.


Luego volveremos de nuevo a la senda fluvial que en esta época del año se puede ir perfectamente y llegar a Cades donde pernoctaremos.



También visitaremos su restaurada Iglesia de San Juan Bautista.



En la segunda etapa (la primera parte de la misma) es en casi su totalidad por carretera, eso sí, no muy transitada.
Pasaremos por varias poblaciones y algún punto donde coger agua hasta llegar a la localidad de La Fuente (donde hay un albergue).



Ahí nos desviamos de la carretera para subir por Burió (fuente) y llegar hasta el collado de la Hoz.



Ya solo nos queda la bajada hasta llegar a Cicera (albergue).



Una vez en Cicera, merece la pena acercarse hasta el cercano Mirador de Santa Catalina por la tarde, para contemplar una impresionante panorámica del desfiladero de la Hermida en toda su extensión.



La tercera etapa será la más exigente ya que es la más montañera, salimos temprano de Cicera con las primeras luces del día.



Pasaremos por el Canal de Francos y en un descenso bastante acusado llegaremos hasta Lebeña.



En Lebeña haremos una parada para ver la Iglesia de Santa María, una maravilla del prerrománico que no tuvimos suerte y encontramos cerrada.



Cruzamos la carretera y emprendemos las primeras duras rampas para subir a Allende.

Aquí hay varias alternativas:
1.- Camino tradicional subiendo hasta Cabañes (albergue)
2.- Ir por el canal del río Rubejo y subir a Cabañes (albergue)
3.- Ir por el canal del río Rubejo y no subir a Cabañes.

Nosotros escogimos la 3 opción ya que íbamos directos a Potes y no vimos necesidad de subir hasta Cabañes.



Este tramo de la ruta nos sorprendió bastante por lo bonito que es, eso sí, en épocas de lluvias habrá que ir por otro sitio, ya que puede ser complicado.



Hacemos una parada en el área recreativa del Castañar Habario donde hay unas estupendas vistas panorámicas de las estribaciones de Picos de Europa.



Pasamos por Pendes (y su famosa quesería) y vamos bajando hasta que nos desviamos a Tama para tomar un aperitivo.



Regresamos al camino y llegamos a Potes.



Aunque la localidad fue incendiada durante la Guerra Civil, su barrio antiguo conserva un aire tradicional que le valió la declaración de Monumento Histórico Artísitico en 1983.



El conjunto urbano está presidido por la notable Torre del Infantado (entrada gratuita presentando la credencial), levantada en el siglo XV, en pleno auge de las luchas entre los linajes locales y el marqués de Santillana. En la actualidad, la Torre alberga la mayor exposición del mundo de Beatos (fascímiles de las copias que se hacen del Libro de Beato de Liébana de los Comentarios al Apocalipsis).

La última etapa es un paseo de cerca de 3Km para llegar al Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Pasaremos por el monumento al peregrino en los que en días despejados hay una imponente vista de los Picos de Europa.



Fue Santo Toribio de Astorga, custodio las reliquias de Jesucristo en Jerusalén, quien contando con el permiso del papa de su época, trasladó un trozo de la Cruz hasta Astorga, ciudad de la que fue Obispo.



Dicha reliquia fue traslada a Liébana por cristianos que querían ponerla salvo de los musulmanes que se encontraban ya en puertas del norte de la península en el avance de su invasión. Y fue el revulsivo definitivo para que el Monasterio de Santo Toribio y Liébana se convirtieran en importante lugar de peregrinación.

Sellamos en la oficina de información al peregrino y pedimos la Lebaniega.

Mientras nos las preparan, entramos al monasterio y un monje nos hace una explicación del lugar y de la reliquia.



Tras ver la reliquia (y quien quiere tocarla) vemos la puerta del perdón que este año no esta abierta (por no ser año jubilar).



...y paseamos por el estupendo claustro del monasterio.



Dando por finalizado este camino Lebaniego, hecho sin prisas y con tiempo mas que suficiente para disfrutar de todas las etapas.



Espero que os guste.







Distancia total: 67.01 Km
Desn. de subida acumulado: 2712.3 m
Desn. de bajada acumulado: 2307.5 m
Altura máxima : 880.35 m
Altura mínima : 5 m
Altura en inicio: 116.9 m
Altura en final: 520.5 m
Ratio de subida: 7.95 %
Ratio de bajada : 8.59 %
Desnivel positivo por Km: 40.48 m
Desnivel negativo por Km: 34.44 m
Tiempo en movimiento: 18:59:40 h

Fuentes:

http://www.desnivel.com/excursionismo/propuestas-para-el-finde/camino-lebaniego-al-corazon-de-picos-de-europa-en-tres-etapas

https://www.guiarepsol.com/es/viajar/vamos-de-excursion/santa-maria-de-lebena-cantabria-camino-lebaniego/
refuge

Cicera

Cicera es una localidad cántabra perteneciente al municipio de Peñarrubia, que se encuentra en la garganta del Deva. A pesar de ser uno de los menos conocidos de Cantabria, es uno de los más atractivos e inalterados de la zona, rodeada por montañas que forman parte de la alineación de Peña Sagra. En Cicera encontramos la iglesia parroquial en estilo barroco montañés, construida en los siglos XVII-XVIII en la que se puede apreciar la belleza de la portada de arco en casetones y de capilla interior, de complicada nervadura de estrellas y combados. Junto a la iglesia se encuentran las ruinas de la ermita de Santa Cilde. Cerca de la localidad encontramos también la ermita de Santa Catalina, desde la que sale un camino que lleva al al mirador de Santa Catalina, situado en los restos de un antiquísimo castillo visigodo. La naturaleza que rodea el pueblo es uno de sus mayores atractivos, pasa por Cicera el río Cicera, que en su descenso hacia el río Deva, forma la garganta de la Agüera Riocicera. También forma parte, junto al término de Lebeña, de la Reserva Nacional de Caza del Saja. Además se encuentra junto al Desfiladero de la Hermida.
fountain

Fuente Cicera

Al lado del Albergue de Peregrinos
refuge

Cades

Cades
Architecture sacrée

Iglesia San Juan Bautista en Cades

Iglesia ubicada en el núcleo de Cades. Edificio de una sola nave que conserva a los pies los restos del templo original, de época gótica. La Iglesia San Juan Bautista tienen sus orígenes hacia el siglo XIII, esta época constructiva se denota en su ábside de estilo gótico sin embargo la mayor parte del templo es del siglo XVI. Este es de planta rectangular y está hecho de sillares u mampostería. La Iglesia cuenta con una sola nave, siendo el lado hacia los pies el que es de origen gótico, en este espacio se abre una pequeña capilla con arco apuntado. La sacristía fue edificada hacia 1719 y está cubierta con bóveda de crucería estrellada con cinco claves. Separada de la nave y de origen anterior tenemos la capilla mayor que cuenta con un arco de medio punto que descansa sobre pilastras toscanas y está cubierta con bóveda de crucería decorada con combados rectos. La nave cubierta con bóveda de cañón parece ser fruto de alguna remodelación. A los lados de la capilla mayor se abren unas hornacinas en las que aparecen imágenes de época más moderna. En esta misma capilla aparece el escudo de armas timbrado por yelmo y rodeado por cartelas de rollos. Su campo es cuartelado con las armas de Escandón debajo aparece la siguiente inscripción: “Del origen de Toledo en el templo de los godos el muy noble caballero Don Pedro Díaz de Telemón cuando vinieron los moro huyendo vino a Escandón Peleo como barón y definiéndose de todos.” En la parte de afuera resalta la espadaña ubicada al lado de la epístola, esta es independiente del resto del templo. Esta tiene dos cuerpos de altura, en el inferior se abre un arco de medio punto y junto al arco se encuentra una escalera de piedra que nos lleva a la parte superior de la misma, esta fue edificada también en 1706. También en la parte exterior bajo el pórtico hay una hornacina que aloja una imagen de la Virgen del Rosario que está cerrada por una reja de hierro.
Provisioning

Camijanes

refuge

Serdio

Information

Muñorrodero

Muñorrodero
refuge

Potes

Architecture sacrée

Monasterio Santo Toribio de Liébana

El monasterio de Santo Toribio de Liébana es un monasterio franciscano localizado en el municipio de Camaleño y próximo a Potes, en la comarca de la Liébana (Cantabria, España). Alberga obras de Beato de Liébana, así como una reliquia del Lignum Crucis, que, en este caso, es el trozo más grande conocido de la cruz donde murió Jesucristo. Su Puerta del Perdón se abre al comienzo de cada Año Jubilar Lebaniego para recibir a los peregrinos. Junto a Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz, es uno de los lugares santos del cristianismo. Fue declarado Monumento Nacional el 11 de agosto de 1953.1​ Junto al monasterio se encuentran la Cueva Santa (de estilo prerrománico), las ruinas del Santuario de Santa Catalina, la Ermita de San Juan de la Casería (siglo XVI) y la Ermita de San Miguel (siglo XIII). La única construcción de interés que queda del monasterio original es la iglesia (que, no obstante, ha sufrido notables alteraciones) ya que el resto fue totalmente remodelado a mediados de este siglo. La iglesia tiene planta rectangular con tres naves, la central más ancha y alta, crucero, de la misma altura que la nave central, y tres ábsides poligonales. A los pies de la nave central se alza la torre cuadrada del campanario.
Carrefour

Separación caminos

Architecture sacrée

Iglesia de la Natividad Virgen del Hayedo

La Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad se encuentra situada en la villa de Muñorrodero, villa que encontramos dentro del término municipal de Val de San Vicente, el más occidental del litoral de Cantabria. Este templo es un ejemplo de la arquitectura religiosa llevada a cabo durante el siglo XIX en el municipio y fue construido en el año 1930
fountain

Fuente en área recreativa

Rivière

Río Nansa

Information

Paso pescadores

Grotte

Cueva

Risque

Paso cadenas

Chute d'eau

Cascada

Provisioning

Casa Gloría

Pont

puente

fountain

Fuente

Carrefour

Senda fluvial del nansa 2 parte

Information

Ferrería de Cades

La Ferrería de Cades es una antigua instalación, del siglo XVIII, situada muy cerca de la cueva de El Soplao, por lo que se recomienda la visita de ambos sitios al mismo tiempo. Historia de la Ferrería de Cades La Ferrería de Cades fue terminada de construir en 1752, y su función era la de producir hierro utilizando la fuerza hidráulica del agua, que se encargaba de mover los mazos y fuelles necesarios para el proceso. La Ferrería, integrada en un complejo arquitectónico más amplio junto con los dos molinos harineros y la panera, ha sido recientemente rehabilitada. Muestra un interesante espacio museístico relacionado con el trabajo de las ferrerías, y la visita, con demostración de funcionamiento, de la sala de los ingenios. Ahora también es posible visitar uno de los molinos recientemente restaurado y abierto al público. https://ferreriadecades.es/
fountain

Fuente

fountain

Fuente

photo

Mirador Palombrera

Information

Venta Fresnedo

fountain

Fuente Sobrelapeña

Architecture sacrée

Iglesia Románica de Santa Juliana de Lafuente en Lamasón. XIII

La iglesia de Santa Juliana es, sin duda, el templo románico más importante de la comarca. De una sola nave y ábside semicircular, su interés radica en a la uniformidad de la construcción conservada y en la originalidad de sus sencillos y toscos detalles decorativos, realizados posiblemente por canteros de la zona a finales del siglo XII. A pesar de su restauración en los años setenta, la iglesia de Santa Juliana en Lafuente, es uno de esos edificios en los que parece que se ha detenido el tiempo. El paisaje circundante, sus humildes proporciones, la conservación de los elementos básicos, así como la inexistencia de grandes variaciones en su estructura original, hacen de este templo un buen ejemplo de lo que fue la iglesia románica de concejo. La puerta principal se abre, en este caso, al oeste. Avanzada del muro, está compuesta por cinco arcos ligeramente apuntados y la cubre un pequeño tejadillo con cornisa sostenida por ocho canecillos sin decoración. Destacan en la portada sus originales capiteles, llenos de ingenuidad formal y arcaica naturalidad. En el muro sur existe otra pequeña puerta con arco apuntado y una columna a cada lado, que rematan en capiteles del tipo de los de principal. El ábside, semicircular, se divide mediante columnas dobles que rematan en su base en unos pequeños contrafuertes escalonados y en su parte superior en capiteles dobles. Hay en el lienzo central, señales de haber tenido en origen una ventana, hoy desaparecida. En el interior del templo existe un arco triunfal de medio punto, apoyado en cimacios con decoración vegetal. Los capiteles de este arco, aunque toscos, presentan mayor cuidado en la ejecución y motivos mas complejos. El capitel de la izquierda representa la adoración de los Magos, curioso por la organización de las figuras en tan reducido espacio y por la arcaica sonrisa que se aprecia en los rostros de los personajes, muy al estilo de algunos capiteles de Aguilar. En el capitel de la derecha, de menor calidad, se representa una escena al parecer ceremonial, de difícil interpretación en la que destaca en su parte central un personaje con una bandeja sobre la que descansa un libro. La cronología del la iglesia de Santa Juliana, en función de sus elementos decorativos, rondaría las ultimas décadas del siglo XII o las primeras del XIII.
fountain

Fuente Burió

fountain

Pilón

fountain

Manantial

Carrefour

Izquierda

fountain

Pilón collado de la hoz

Está afuera del camino, un poco más abajo.
panoramique

Mirador de Santa Catalina o La Bolera de los Moros (Monte Hozarco)

La Bolera de los Moros, el otro nombre que dan en Peñarrubia al mirador de Santa Catalina, es uno de esos lugares en los que uno puede imaginar cómo sería su casa en semejante emplazamiento, seguro que escogido por la mano de varios dioses. Porque lo de que allí arriba, en los restos de ese castillo-fortaleza, hubo una bolera en la que los moros jugaban con pelotas de oro, forma parte de la leyenda para los cristianos. Comentan los lebaniegos que no hay sitio mejor para ver la grandeza del desfiladero de La Hermida que este. Levantado hace 18 años. Pisando su barandilla sobre el abismo, se empatiza con la presencia de quien depositó la piedra barnizada, cubierta con unas palabras sobre el tiempo que alguien dedicó allí a leer y escribir. Es imposible no envidiar al ausente que gastó días u horas de disfrute. El lugar es una pasada, sin más. Y un pecado hacer el Camino Lebaniego o el desfiladero y no desviarse para sentir tal belleza. Dicen que es un sitio a visitar en días despejados. Va en gustos, es una experiencia observar las nubes que puedes tocar con la mano y como se quedan enganchadas en los picos, mientras la carretera del desfiladero es una culebra con una raya blanca continua en el centro. Si además las nubes se han cernido sobre el lugar cuando llegas de un sol espléndido en Santa María de Lebeña, el espectáculo hechiza. Un cambio tal en menos de media hora es un subidón. O bajón. Esas cosas del Cantábrico y sus Picos de Europa.
Information

Canal de Francos

fountain

Fuente Arcedón

Risque

Colmenas

fountain

Fuente Lebeña

Architecture sacrée

Santa María de Lebeña

El mejor ejemplo de arquitectura mozárabe de Cantabria y quizá de España, encierra dentro a la Virgen de la Buena Leche (Santa María de Lebeña). "Es una talla del siglo XV, de estilo gótico. Es Santa María de Lebeña, también conocida como la Virgen de la Buena Leche al mostrar a María amamantando a Jesús. El niño tiene en la mano una paloma... Viene gente a pedirle embarazos y debajo del retablo se echan monedas para pedir novios también". Dicen que es la más antigua de Cantabria, consagrada hace mil años. "Entre el 923 y el 930, según las escrituras que hay en Santo Toribio, el conde de Liébana, don Alfonso, mandó levantarla. Querían trasladar a Lebeña el cuerpo de Santo Toribio con sus reliquias, para atraer más fieles. Cuentan que cuando el conde y sus hombres fueron a abrir la cripta o el lugar donde estaban los restos del Santo enterrado con sus cosas, se quedaron ciegos. De ahí algunas leyendas", resume don Manuel, el cura de Tama. El intento de robar protagonismo a Toribio no tuvo éxito, pero el lugar y la construcción no hubieran desmerecido con respecto al actual monasterio. Santa María de Lebeña fue declarada Monumento Nacional ya en el siglo XIX. Los condes de Liébana, don Alfonso y doña Justa, no debieron ser pareja mal avenida. En el exterior aún permanece sano y salvo el "Olivo de doña Justa", según la leyenda plantado en honor de la condesa, de origen andaluz. Convertida ya en un cofre que encierra no sólo la magnífica talla de la virgen silente, sino otros misterios como las tumbas -no está la de los condes allí dentro-, las cubiertas a diferentes alturas o los símbolos solares que aparecieron en los años 70, cuando se removió el retablo. Caballeros medievales, poderes o milagros -unos callados y otros aireados- todo puede ocurrir en Lebeña. Y un milagro para los creyentes fue la historia del robo de la Virgen de la Buena Leche. Una mañana de noviembre de 1993 el cura don Ramón Muelas llegó a su parroquia, Santa María, y encontró la puerta forzada. Sus temores se confirmaron al abrir y encontrar la hornacina de la Virgen vacía. La consternación mezclada con el desamparo, como si algo malo fuera a suceder en el Valle de Liébana, se extendió por todos los pueblos. En los primeros tiempos se mantuvieron las esperanzas en la llamada Operación don Pelayo, montada por la Guardia Civil para recuperar la talla. Pero los años pasaban y la Virgen no volvía. Resignados, "un cura de la zona nos hizo una reproducción, en un intento de calmar algo el dolor que sentíamos", explica Marisa. "Un día de primeros de abril del 2001 nos llamaron para decirnos que la talla había sido recuperada en Alicante", remata la guía, con tanto fervor que no hace falta preguntarle si fue un milagro o no. Cada año, a primeros de mayo, se celebra la recuperación de la Virgen. La iglesia de la Virgen tiene una orientación a mediodía que permite admirar su luz desde todos los ángulos, frente a la sombra norte que enfría Santo Toribio. Su arquitectura muestra los juegos del sol en su interior, algo que destaca con arrobo Marisa. "Además es un lugar con una acústica magnífica. Los instrumentos de cuerda suenan aquí dentro maravillosamente. He escuchado un concierto de arpa, por ejemplo, inolvidable", recita la guía, entregada a su trabajo más que con devoción. Al salir de la visita, el sol de primera hora de la tarde golpea los ojos sin compasión, pero no tapa la pulcritud del cementerio. "Lo cuidan muchísimo -explica don Manuel, el párroco de Tama- y los vecinos han decidido que no quieren nichos, apuestan por las tumbas. No son muchos, se lo pueden permitir. Mirad, tuvimos que cortar los dos tejos que flanqueaban la pared exterior, porque estropeaban mucho las tumbas y la iglesia". El murmullo del río y la paz del lugar hacen imposible imaginar que aquí, en un tiempo lejano, hubiera tantas tensiones, misterios y guerras.
Carrefour

Izquierda

Architecture sacrée

Ermita de Santa Eulalia, Allende

En la pintoresca aldea de El Allende perteneciente al municipio de Cillorigo de Liébana, podemos encontrar pasando el pueblo a pocos metros la Ermita de Santa Eulalia. Años ha este pueblo era denominado Santa Eulalia o Santa Olalla en honor a la ermita aledaña.
Pont

Puente sobre río Rubejo.

Carrefour

Izquierda

Carrefour

Izquierda

fountain

Fuente área recreativa castañar Habario

Se trata de un lugar de extraordinaria belleza, el principal atractivo de este espacio son los castaños centenarios, que justifican con creces la visita. El Habario también conocido como La Castañera de Pendes, es un paraje situado entre las localidades de Pendes y Cabañes, en el municipio de Cillorigo de Liébana. Es un antiguo castañar que cuenta con más de 200 castaños milenarios.El yacimiento de El Habario es el primer yacimiento musteriense cántabro excavado hasta el momento en un contexto de alta montaña. Ello, junto con la circunstancia de tratarse de un yacimiento al aire libre, lo hacen especialmente atractivo.
Information

Pendes

La quesería "La Braña"de Pendes: En muchos pueblos de Liébana fabrican excelentes quesucos que merece la pena disfrutar, en este caso recomendamos, por la cercanía al área, esta famosa quesería donde podemos degustar y adquirir sus quesos.
Architecture sacrée

Ermita de S. Francisco

photo

Monumento al peregrino

photo

Mirador de Potes

Provisioning

Tama

Parada de avituallamiento

10 commentaires

  • andurriano 3 sept. 2018

    No conozco este camino, tiene una pinta buenísima . Gracias por enseñárnosla.

  • Photo de chasquera

    chasquera 3 sept. 2018

    Buenos recuerdos me trae está ruta, excelente trabajo fotográfico y narración.
    Un saludo Javier

  • Photo de Guadarramista

    Guadarramista 3 sept. 2018

    Me alegro que te traiga buenos recuerdos Javier.
    De hecho esta ruta la hice gracias a ti, la vi entre las tuyas hace un tiempo y me estaba rondando hacerla desde entonces.
    Gracias Javier!
    Un abrazo!

  • Photo de Guadarramista

    Guadarramista 3 sept. 2018

    Andurriano, te gustará, yo la veo como una preparación para hacer el camino de Santiago.
    Un saludo y gracias por tu valoración.

  • Photo de The Kalajan

    The Kalajan 3 sept. 2018

    Saludos cordiales Javier. Bonita y exigente travesía que unida a una buena descripción, excelente narración y espléndida fotografía, le otorgan a este camino un gran valor añadido. Realizar un camino como este, siempre es una bonita aventura para disfrutar y maravillarse por entornos de auténtico lujo.
    Mi más sincera enhorabuena y a seguir compartiendo tan maravillosas rutas.

    Un abrazo, The Kalajan

  • Photo de Guadarramista

    Guadarramista 3 sept. 2018

    Me alegra mucho que te haya gustado la ruta, te animo a hacerla si tienes oportunidad.

    Gracias por tus palabras y valoración.
    Un abrazo!!

  • Photo de juan_g1

    juan_g1 6 mai 2019

    I have followed this trail  vérifié  View more

    Perfecta para seguimiento del Camino Lebaniego, con mucha información y en nuestra opinion de las mejores opciones de su recorrido para llevarlo a cabo. Nosotros partimos de San Vicente de la Barquera e hicimos alguna pequeña variante puntual que se puede ver en nuestros tracks (stres000 y juan_g1).
    Gracias por la valiosa aportacion. !

  • Photo de Guadarramista

    Guadarramista 6 mai 2019

    Hola Juan_g1,

    Me alegra ver qie os ha servido para planificar vuestro itinerario (de eso se trata, adaptar a vuestras necesidades la información aquí expuesta).
    Acabo de ver vuestro camino y por las fotografías veo que os ha respetado la metereología y seguramente habréis disfrutado del camino.

    Gracias por tus palabras que me animan a seguir subiendo experiencias aquí.

    Buen camino!

  • luiroe 29 juil. 2019

    Gracias por la contribución!!!

  • Photo de Guadarramista

    Guadarramista 30 juil. 2019

    Hola luiroe!

    Me alegro que te haya gustado la propuesta del camino Lebaniego.

    Muchas gracias por tu valoración y comentario.

    Nos vemos!

You can or this trail