-
-
2 264 m
859 m
0
7,1
14
28,28 km

Vu 999 fois, téléchargé 38 fois

près de Buisán, Aragón (España)

http://santialpino.blogspot.com.es/2011/08/faja-de-la-pardina-ordesa.html

Nos bajamos del autobús que nos sube desde Nerín y alcanzamos la cabaña de “Cuello Arenas” (1.885 m.). En este punto tenemos la opción de bajar hacia el fondo del Barranco de la Pardina, que nos llevaría hasta la confluencia con el Cañón de Añisclo, o seguir por la izquierda en dirección norte para ir en busca del comienzo de la Faja de la Pardina, que discurre por el otro lado del barranco.

Continuaremos por tanto sin perder altura por la senda que bordea la cabecera del barranco en busca del inicio de la Faja (cota 1.920 m.).

Encontraremos algunos carteles indicadores que nos facilitan el recorrido. Para entrar en la Faja de la Pardina descendemos un pequeño resalte que nos deposita en un rellano repleto de ortigas. Una vez dejamos atrás las molestas plantas urticáceas comenzaremos a recorrer toda la Faja en dirección Este. El barranco quedará a nuestra derecha cada vez más profundo.

La parte más bonita la encontraremos en el tramo final donde la aérea Faja serpentea salvando algunos salientes conforme se aproxima a la vertical con el Cañón de Añisclo. Un par de cascadas se precipitan desde lo alto creando un arco iris al contraluz. Una de ellas lleva bastante caudal fruto de las recientes lluvias y tendremos que sortearla bien pegados a la muralla para no acabar empapados.

Alcanzado el Cañón de Añisclo, que podremos contemplar a vista de pájaro, tendremos que levantar la cabeza en busca de una canal equipada por donde se abandona la Faja para salir a los rellanos superiores. A nuestros pies está el paraje denominado “La Ripareta” donde el río Bellós baja calmado y se toma un momentáneo respiro tras su agitado descenso por los estrechos de Añisclo.

Remontamos una pequeña loma herbosa hasta el pie de la canal. Una sirga y unas pocas grapas a modo de sencilla ferrata nos ayudarán a superarla sin dificultad.

Una vez arriba disfrutaremos de fantásticas vistas de las Tres Marías y las murallas meridionales del Macizo de Monte Perdido. Caminaremos un buen rato hacia el norte, por terreno de ásperos y ariscos pastos, perdiendo altitud ligeramente, en busca del Barranco de Capradiza.

Pasaremos junto a un par de refugios ganaderos en cuyas inmediaciones pastan rebaños de vacas, aprovechando las últimas briznas de hierba reseca. Trás seguir varias sendas de vacas, llegamos al “Puente Medieval” que permite atravesar el Barranco de Capradiza (cota 1.763 m.).

Tras cruzar el puente nos acercamos a los cortados que caen hacia Añisclo. Vamos atentos para ver si vemos algún hito o indicio de un posible sendero que descienda al Cañón.

Como no vemos ninguna marca continuamos caminando hacia el norte. Conforme ganamos altura los abismos que nos separan del cauce del río Bellos, 200 metros más abajo, son cada vez más espantosos y verticales.

Tenemos claro que si existía una forma de bajar tenía que ser muy cerca del cauce del Barranco de Capradiza, que es donde las curvas de nivel están más separadas, y eso ya lo hemos dejado atrás.

Como el día es corto y no podemos perder tiempo decidimos pasar al plan B y ponemos rumbo directo hacia Punta Custodia, que aparece al noroeste. Remontaremos más de 300 metros de desnivel por yermas y desoladas lomas, que no ofrecen más dificultad que el esfuerzo de subir, hasta alcanzar el amplio collado al Este de Sierra Custodia (cota 2.260 m.). Estamos cerca del Collado Superior de Góriz.

A poca distancia, por el norte, podremos contemplar la estilizada y cilíndrica silueta que presenta la “Torre de Góriz”, también llamada “Morrón de Arrablo”.

Aquí confluiremos con la variante del GR11 que desciende por el Barranco de la Fon Blanca. Un paraje kárstico, encajonado entre altas paredes blanquecinas y por donde discurre un tumultuoso barranco que se precipita formando preciosas cascadas, a los pies del pico Punta de las Olas.

Las marcas blanquirrojas del GR nos guían, perdiendo altitud rápidamente. El sendero es fácil pero se salvan un par de resaltes rocosos algo expuestos que podrían ser peligrosos en caso de encontrar nieve helada. Esta ruta no parece muy recomendable en temporada invernal.
Poco después cruzamos el gran caudal de agua con lo que algunos decidimos mojar las botas, otros saltan como pueden y alguno se descalza para pasar.
A las 15:20 alcanzamos por fin el puente sobre el río Bellós (1.660 m.), justo en la confluencia del barranco por donde hemos descendido con otro barranco que baja por el norte procedente del Collado de Añisclo, que se divisa a lo lejos. El paisaje es impresionante. La gran surgencia de la Fon Blanca emerge por encima de una cornisa en la enorme pared sur del “Punta de las Olas”. Pero los dos barrancos que aquí se unen también forman múltiples cascadas, muy crecidas por las lluvias. El rumor del agua, las altas murallas que encierran el Cañón y las nubes oscuras le dan un aspecto de naturaleza salvaje. Ya “solo” nos falta recorrer todo el Cañón de Añisclo acompañados por las aguas del río Bellós hasta alcanzar el desvío que sube hacia Sercué y Nerín y despues el circuito de la ermita de san Urbez. Nos esperan más de doce kilómetros de sendero por bosques, caminando unas veces junto a estruendosas cascadas y otras a orillas de un amansado río, siempre encajonados entre altos muros.


Read more: http://buscandobucardos.blogspot.com/2013/10/faja-de-la-pardina-y-canon-de-anisclo.html#ixzz4BN1DsxDE

Commentaires

    You can or this trail