Durée  2 hours 52 minutes

Coordonnées 846

Publié 24 avril 2016

Recorded avril 2016

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1 819 m
1 307 m
0
2,4
4,7
9,47 km

Vu 397 fois, téléchargé 24 fois

près de Eresué, Aragón (España)

Circular sensacional por el monte de Eresué. Una ruta fabulosa, de dificultad media y muy original, que tiene como objetivo primero conocer la recientemente restaurada ermita de Santa Margarita (1.808 m), tesoro que la localidad ha querido conservar. Con este itinerario se pretende acercar esa solitaria obra a senderistas curiosos que ansíen ver el Valle de Benasque desde un punto diferente.

La vuelta parte de la localidad de Eresué (1.350 m). Esta población se encuentra en la carretera del Solano -siendo este el núcleo rural ubicado más al norte- por lo que el acceso más corto pasaría por tomar el desvío frente al santuario de la Virgen de Guayente (en la carretera A-139 entre Sahún y Benasque a mano derecha). Eresué es un pueblo típico de montaña, que todavía guarda la esencia de ser una población rural ligada al mundo de la ganadería y la agricultura, aportando un atractivo extra a su entramado urbano. Callejeando por él hacia la parte oriental (y más elevada) se encuentra el inicio de la senda que conducirá hasta la ermita.

El camino es una suntuosa serpiente que remonta veloz la loma del monte. El sector de prados que rodea el pueblo pronto queda atrás y, una vez superada la nueva potabilizadora, comienza la subida hasta Es Campallós (1.480 m), la primera de las dos áreas ganaderas que se atraviesan aquí y que todavía explotan las gentes del lugar. Más arriba, pasado el bosquete, se llega a la más importante, los Prados de Montiñero (1.580 m).

Montiñero es un gran pastizal de montaña que se extiende varios centenares de metros de forma transversal a la sierra, aprovechando la planicie natural que se forma. Un lugar encantador, con unas vistas fantásticas de buena parte del valle. Cuando la senda llega hasta él de pronto se difumina hasta desaparecer. Allí se halla la torre del vigía. Este es el punto clave de la circular.

La torre del vigía mira al monte que tiene al frente mientras que los Prados de Montiñero se extienden hacia el noroeste y hacia el sureste (igual que la pista que lo divide en dos partes). El camino a seguir es muy confuso pues, en realidad, al principio no es ni camino, debiendo aventurarse a escalar las laderas que aparecen al frente. Recomiendo que, para no perderse, te sitúes bajo la torre, con esta a tu espalda y comiences a caminar a través del prado en línea recta. En la parte más elevada de la pradera encontrarás una marca reflectante de color amarillo en un pino que indica la continuación del itinerario. Encontrar esta marca es imprescindible para no ir a ojos ciegos por el bosque.

Desde la señal se remonta la ladera de forma directa. Primero entre árboles aislados y luego por una llera de roca gris muy fina con aspecto de cárcava erosionada. Cien metros más arriba se abandona para adentrarse definitivamente en el bosque. Este punto vuelve a ser crucial. Realicé un complejo de hitos y alguna valla de troncos para que se viera el desvío pero no se si perdurará en el tiempo. Una senda legañosa se pasea al noreste entre un espeso matorral en un ejercicio de atención importante. En esta parte -y hasta la ermita- hay algunas cintas de plástico que rubrican el trazado aunque, personalmente, me parecieron insuficientes. El camino toma rumbo noroeste tras superar la altura de los acantilados que protegen la base de la ermita y que pronto serán visitados. La ermita de Santa Margarita está justo allí, a escasos metros de la cima del pico Eresué (1.827 m) y a cobijo de los gélidos vientos del norte. El lugar, maravilloso; con un poderosa vista al sur.

El descenso se realizará por el segundo acceso a la ermita en cuestión, aquel que viene de la vertiente norte. En primer lugar hay que descender del pico Eresué a Collada Llobera (1.782 m). La senda vuelve a ser confusa pero tiene una forma fácil de encontrar. El truco pasa por aproximarse a los murallones que hay en la parte norte del pico Eresué y seguir su perfil hacia el este. Inevitablemente se alcanzará el citado collado. Luego, prolongando la marcha al norte-noreste, aprovechando la bajada que dibuja la propia ladera septentrional del collado, se topará con una senda más definida que conducirá hasta un pequeño prado donde muere una pista secundaria. Se seguirá dicha pista en sentido descendente (norte) hasta dar con la principal arteria de la Selba de Conques, la pista de Labert. Allí mismo se encuentra el mirador del Forcallo (1.655 m), un punto estratégico para contemplar las altas cumbres de la zona.

Ahora se irá por ella hacia poniente por más de dos kilómetros, momento en el cual se escoge una pista secundaria que retorna a los Prados de Montiñero. Para no equivocarse de desvío hay que estar atento a la señal que Puro Pirineo (el referente en el mundo de la bici de montaña en el Valle de Benasque) tiene instalada allí (rutas 5 y 5a). Esta pista es la misma que se comentaba anteriormente y que termina dividiendo Montiñero en dos. Al entrar en la pradera, una nueva marca de Puro Pirineo indica la continuación de su ruta. Se aprovecha para la bajada, porqué no, el itinerario balizado para las bicis y que corresponde con el sendero utilizado en la subida. Finalmente se alcanza Eresué, punto de inicio de esta sorprendente ruta de montaña.

2 commentaires

  • Photo de manuelsistac

    manuelsistac 11 août 2018

    Hola, muy bien explicado. Intentaré visitar la ermita. Espero que el sendero esté mejorado.
    Saludos.

  • Maroa 4 nov. 2018

    I have followed this trail  vérifié  View more

    El entorno es más que MAGNIFICO!!!
    Fácil de seguir!!!

You can or this trail