Durée  3 hours 53 minutes

Coordonnées 1315

Publié 15 août 2019

Recorded juillet 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
644 m
626 m
0
2,3
4,5
9,05 km

Vu 245 fois, téléchargé 6 fois

près de Zamora, Castilla y León (España)

LOS PUENTES DE ZAMORA Y EL RIO DUERO



UNA RUTA HISTÓRICA, ARTÍSTICA Y CULTURAL, ABIERTA A LA EXPERIENCIA DE TODOS LOS SENDERISTAS Y VISITANTES EN LA CAPITAL DEL ROMÁNICO

Ver Galería del Reportaje Fotográfico completo en Google Fotos - Presenta 152 fotos


DIFICULTAD:

Técnicamente y físicamente, la podemos calificar de Baja-Fácil, sin dificultad alguna para los que practican senderismo con regularidad. Sin embargo, para los que no están habituados a caminar, o practican senderismo ocasionalmente, o llevan algún tiempo sin ejercerlo, la podemos calificar de Moderada-Baja, básicamente por la distancia del recorrido de 9,1 km, pero en general, es un recorrido fácil, sin ninguna complicación, y prácticamente sin desnivel, más bien llana. Apto para casi todos.

No obstante, como siempre requiere una buena preparación física. La apreciación de la dificultad de las rutas deben tomarse siempre como orientativos, ya que dependen siempre del estado de forma física en la que se encuentra cada uno a la hora de afrontar cada una y cualquiera de las rutas. Y también depende de la pericia y destreza del senderista.

LOCALIDAD: ZAMORA
PUNTO DE INICIO: CALLE PEÑA FRANCIA, 45-43 - ERMITA DE LA PEÑA DE FRANCIA
PARKING ÁREA RECREATIVA LOS TRES ARBOLES
MUNICIPIO DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE CASTILLA Y LEÓN
PROVINCIA: ZAMORA
TIEMPO REAL DEL RECORRIDO EN MOVIMIENTO: 2h:42'

CÓMO LLEGAR AL PUNTO DE INICIO:

Desde Valencia, el recomendado y más directo es: Ver enlace Google Maps

Coordenadas del Punto de Inicio: N41° 30.222' W5° 43.925'

INTRODUCCIÓN:

Sublime y esplendorosa ruta histórica, artística y cultural en la capital del Románico. Finalizando una de nuestras últimas jornadas veraniegas, nos desplazamos a la ciudad de Zamora, situada en el noroeste peninsular. Su estratégica localización geográfica, encrucijada de caminos en la Vía de la Plata, y la calidad de su oferta turística y cultural, hacen de Zamora un lugar especial. Una ciudad hermosa, tranquila, coqueta y muy paseable. Con sus 66.000 habitantes, puede presumir de ser una pequeña ciudad pero grande en historia, cultura y oferta patrimonial. Un destino que posee muy buenos recursos patrimoniales. El mejor románico urbano de la península con más de una veintena de edificaciones de este tipo. La catedral y su cúpula gallonada, el delicado toque modernista, el gran legado medieval con innumerables personajes, historias y leyendas, Dª Urraca, el Rey Alfonso VI, el Cid Campeador o el Cerco de Zamora y junto a ellos, el recién inaugurado Castillo de Zamora y el Museo Baltasar Lobo, uniendo en su conjunto historia y arte. Artistas zamoranos con proyección internacional de los que Baltasar Lobo y Comonte son un ejemplo. Junto a ellos los poetas entre los que destacan de manera especial Claudio Rodríguez y León Felipe. Arte en estado puro unido a una calidad gastronómica y paisajística digna de conocer. Recursos que Zamora está convirtiendo en productos turísticos contemporáneos, relevantes, plenos de emoción y provocadores de experiencias. Recursos, que junto con la calidad y versatilidad de la industria turística, alojamiento, restauración, comercio, y una gran relación calidad-precio, una de las más competitivas de España, posibilitan la creación de ofertas abiertas y plásticas que pueden ser adecuadas “casi a la carta”, a las demandas de un turismo muy especializado, y segmentado. Una ciudad que se puede visitar en un único día. Tan solo hay que tener claro aquello que se va a ver. Con el fin de que establezcas tu propio itinerario, sabiendo qué monumentos y lugares puedes conocer en una jornada para sacarle el máximo partido posible a tu viaje a esta ciudad de Castilla y León, pero yo recomiendo, establecerse como mínimo un par de noches y tres días, para disfrutar y realizar la monumental ruta senderista de los Puentes de Zamora por el río Duero, que es lo que hicimos nosotros. El gran río de Castilla y de Portugal presidiendo la ciudad como icono de referencia turística de Zamora. Actualmente, coronado por cinco puentes, que comunican las barrios del Arrabal, San Frontis, Pinilla y Cabañales con el centro histórico de la ciudad, revelándonos toda su cronología, y constituyen un importante patrimonio de la ciudad.

En resumen, una soberbia y espectacular ruta circular por el río Duero que nos cautivó de pleno, cultivándonos de toda la historia de los puentes, de las antiguas aceñas que aún albergan en el río, de sus azudes y de todos los detalles de los mismos. Una ruta de historia y cultural, donde el río Duero, como principal protagonista, es la puerta, y el espejo de la ciudad de Zamora. Una ruta de belleza inmejorable, donde voy a considerar los siguientes trece (13) puntos como los más destacables de la ruta, incluyendo un sexto (6) Puente "El Puente Viejo", actualmente en ruinas:

1. La Ermita de la Peña de Francia del Siglo XVI
2. Puente del Ferrocarril del Siglo XX
3. Puente de Hierro del Siglo XIX
4. Puente de Piedra del Siglo XIII
5. Convento de San Francisco del Siglo XIV
6. Puente Viejo de Zamora del Siglo X
7. Playa de los Pelambres
8. Puente de los Poetas del Siglo XXI
9. Parque de Olivares
10. Aceñas de Olivares del Siglo X
11. Aceñas de Cabañales del Siglo X
12. Área Fuente de los Compadres
13. Puente de los tres Árboles del siglo XX


Podéis ver la historia y cronología de cada puente, al igual que la Ermita de la Peña de Francia y de las Aceñas que visitamos, en la descripción del way-point marcado de cada uno de ellos.

¡Seguro que no os arrepentireis!.

DESCRIPCIÓN:

Estacionamos nuestro vehículo en el parking del parque recreativo de los tres árboles, ubicado en la calle Peña Francia, 43-45, para dar inicio a la ruta WP: 01. Coordenadas del Punto de Inicio: N41° 30.222' W5° 43.925'. Junto al parque y a unos 50 m del punto de inicio , veremos nuestro: 1º punto destacable de la ruta: La Ermita de la Peña de Francia del Siglo XVI - WP: 02 - Todos los detalles e historia de la Ermita están indicados en el Way Point de la misma. Una sencilla construcción que contrasta con los edificios románicos que tanto identifican a Zamora, pero que tiene su historia y una sorprendente leyenda. Empezamos avanzando, en dirección SE, por el parque de los tres árboles WP: 03, hacía el camino que discurre por la orilla del río Duero. Seguiremos progresando por este camino, ahora en dirección SO, donde veremos la presencia de un azud, correspondiente a las Aceñas de Pinilla. Como referencia, pronto veremos un primer embarcadero WP: 04. Seguimos caminando paralelos al curso del río, en el mismo rumbo, y en unos 500 m veremos otro embarcadero, utilizados para la práctica del piragüismo WP: 05, que nos da pie para asomarnos. A unos 100 m del embarcadero, tenemos la opción de desviarnos por la izquierda y recorrer un tramo de 200 m de otro azud, correspondiente a las Aceñas de Cabañales. Como referencia, a nuestra derecha se encuentran las instalaciones de la Ciudad Deportiva WP: 06. Se trata de un singular Azud rodeado de espesa vegetación que nos da pie a visitarlo. Concretamente, el azud es una pequeña represa que cruza de forma oblicua el cauce del río Duero, dirigiendo la corriente hacia las aceñas y asegurándoles de un caudal constante. Un acicalado tramo muy recomendable para los más curiosos y valerosos, ya que en el azud tendremos que salvar dos puentecillos autóctonos de madera, por lo que se requiere bastante destreza. De lo contrario, acabaríamos en el agua WP: 07. Pero vale la pena recorrer este tramo y disfrutar del entorno que lo rodea, que es de una belleza inmejorable, y las vistas del río Duero son geniales. Desandamos el mismo tramo del Azud hasta el desvío WP: 06, y continuamos progresando unos 30 m para alcanzar nuestro: 2º punto destacable de la ruta: El Puente del Ferrocarril del Siglo XX - WP: 08 - Todos los detalles e historia del Puente del Ferrocarril están indicados en el Way Point del mismo. Resumidamente, fue construido en 1933 por la naviera Astilleros de Sestao (Bilbao), durante años dio servicio a la línea ferroviaria Plasencia-Astorga, actualmente sin servicio. El puente comunica el centro de la ciudad con el barrio de Pinilla ubicado en la orilla izquierda del río, justo donde se encuentran las aceñas de Pinilla. Fue cerrado definitivamente en 1986, permaneciendo su estructura sobre río. Cruzamos el puente por su parte inferior, y progresamos unas 125 m para alcanzar nuestro: 3º punto destacable de la ruta: El Puente de Hierro del Siglo XIX - WP: 09 - Todos los detalles e historia del Puente de Hierro están indicados en el Way Point del mismo. Uno de los principales emblemas de Zamora. El Puente de Hierro comunica el barrio de Pinilla, en la margen izquierda, con el centro de la ciudad. Una pasarela situada en el lateral occidental que permite cruzarlo a pie, separadamente del espacio por el que circulan los vehículos. Antes de alcanzar este puente, tenemos la opción de desviarnos por la derecha, para subir a la parte de arriba y continuar caminando por la avenida del Mengue, que discurre también paralela al río pero a mayor altura, disfrutando de diferentes perspectivas del río. Al mismo tiempo, pasearíamos junto a un extremo de la muralla medieval y podríamos aprovechar para visitar varias iglesias románicas muy próximas, como la de Santo Tomé, la de Santa María de la Horta o la de Santa Lucía, junto a la cual se sitúa también el Museo de Zamora. Pero nosotros, preferimos seguir disfrutando de la ruta por el cauce del río, y dejar el centro histórico para la tarde y para el día siguiente. De lo contrario, la ruta se hubiera hecho interminable, y hubiéramos terminado con frontales. Seguimos caminando, en dirección SO y Oeste, paralelos al cauce del Duero, y en unos 650 m llegaremos a una pasarela de piedra con barandilla de hierro WP: 10, que seguiremos desviándonos por la derecha, y nos ascenderá a la parte alta del río. Seguiremos progresando por la avenida del Mengue para alcanzar en unos 100 m nuestro: 4º punto destacable de la ruta: El Puente de Piedra del Siglo XIII - WP: 11 - Todos los detalles e historia del Puente de Piedra están indicados en el Way Point del mismo. El Puente de Piedra es el más antiguo de los que se mantienen en pie. Su origen es medieval, mencionándose ya en el siglo XII. En sus primeros años se denominó Puente Nuevo, en contraposición al llamado entonces Puente Viejo, cuyos restos todavía veremos aguas abajo, aunque se arruinó ya en el siglo XIV y posteriormente parte de sus elementos fueron reutilizados en la construcción y reparación de las aceñas de la ciudad. En la entrada del puente veremos dos carteles informativos detallando toda su historia. Cruzaremos el puente de Piedra, disfrutando de las espectaculares vistas del río Duero, incluyendo las Aceñas de Cabañales, que mas tarde visitaremos. El puente nos conducirá hasta el Barrio de Cabañales, donde alcanzaremos en pocos metros, cruzando la avenida del Nazareno de San Frontis, nuestro: 5º punto destacable de la ruta: El Convento de San Francisco del Siglo XIV - WP: 12. El Convento de San Francisco Extraponte fue una institución franciscana construida en el siglo XIV en Zamora. Es conocido por haber sido el lugar de reposo del polígrafo Juan Gil de Zamora, estrecho colaborador de Alfonso X el Sabio y preceptor de su hijo, Sancho IV de Castilla. La denominación "Extraponte" proviene de su cercanía al puente viejo. El Convento se encuentra a comienzos del siglo XXI en estado de restauración. La capilla del Deán fue construida en el siglo XVI bajo la dirección de Gil de Hontañón y desde 2007 alberga una sala de exposiciones y conferencias. Desde el año 1994 es la sede de la Fundación Hispano-Portuguesa Rei Alfonso Henriques. Veremos un cartel informativo detallando toda su historia. Cruzaremos nuevamente la avenida del Nazareno de San Frontis, para dirigirnos hacia la orilla del río, para continuar nuestro recorrido en el sentido de la corriente, desde el otro margen. Accederemos al río bajando por unas escalera, donde veremos una fuente, donde podemos aprovechar para refrescarnos WP: 13. Durante el recorrido nos vamos a encontrar con infinidad de fuentes. Por lo tanto, no es necesario aprovisionarse de cantidad de agua. Una vez en el lecho del río, sin perder de vista la otra orilla, deleitaremos una extraordinaria panorámica de la ciudad medieval sobre las Peñas de Santa María. También disfrutaremos de las fabulosas vistas de las Aceñas de Olivares y su azud, que mas tarde visitaremos WP: 14. Continuamos progresando en dirección SO siguiendo el curso del río, y en unos 360 m alcanzaremos nuestro: 6º punto destacable de la ruta: El Puente Viejo de Zamora del Siglo X - WP: 15 - Todos los detalles e historia del Puente Viejo están indicados en el Way Point del mismo, que persiste tras siglos en el interior del río. Avanzaremos unos 60 m y nos encontraremos con otra fuente WP: 16. Caminaremos unos 25 m y alcanzaremos nuestro: 7º punto destacable de la ruta: La Playa de los Pelambres - WP: 17. Ubicada en el barrio de San Frontis, y conocida también como la playa de Benidorm, que nos ofrece una tupida sombra, que nos hará aún más agradables las impresionantes vistas de la ciudad. Es el lugar habitual de baño para cientos de Zamoranos que lo han hecho durante años. Uno de los enclaves de la ciudad con mayor valor patrimonial. Veremos también un cartel informativo de la flora y fauna que habita en este paraje. A pocos metros de esta playa, tenemos la oportunidad de visitar la Iglesia de San Frontis, de origen románico, pero como comentado anteriormente, preferimos seguir disfrutando de los puentes de Zamora y del esplendoroso recorrido por el río Duero. Así que, desde el cartel informativo avanzamos, unos 180 m, por la orilla del río, y nos encontraremos con un dique de piedra WP: 18, donde establecimos nuestro punto de almuerzo, y disfrutamos de la bella panorámica que nos ofrecía el Puente de los Poetas sobre el río Duero, que será nuestro próximo objetivo. Desde el dique, progresaremos unos 60 m y pasaremos por otra fuente WP: 19, perfecta para rellenar nuestras botellas de agua y refrescarnos. Desde la fuente, avanzaremos unos 130 m y alcanzaremos nuestro: 8º punto destacable de la ruta: El Puente de los Poetas del Siglo XXI - WP: 20 - Todos los detalles e historia del Puente de los Poetas están indicados en el Way Point del mismo. Denominado también como puente nuevo. Es una obra del Ingeniero de Caminos Javier Manterola, que hace la unión entre la CL-527 y N-122, y comunica el barrio de San Frontis y de los Pelambres con el barrio de Olivares y el Campo de la Verdad. Cruzamos el puente, disfrutando de la fantásticas vistas y panorámica que nos ofrece. Una vez mas, en el otro margen, descendemos hacia el río y cruzaremos un puente de madera que salva el pequeño arroyo de Valderrey WP: 21. A pocos metros del puente de madera, veremos un cartel informativo de las abejas WP: 22. Nos desviaremos por la derecha, en dirección Oeste, cruzando por debajo el Puente de los Poetas, para deleitar y alcanzar nuestro: 9º punto destacable de la ruta: El Parque de Olivares - WP: 23. Un magnifico parque custodiado por numerosos árboles, donde pasear es un regalo divino de la naturaleza. Además, si nos acercamos hasta la parte final del parque, donde desemboca el arroyo de Valderrey en el Duero, veremos dos bancos de madera, para relajarnos y disfrutar de la espectacular puesta del Sol, si fuéramos por la tarde WP: 24. También veremos un cartel informativo de los Galápagos. Desde este punto, desandamos nuestro paseo por el parque de Olivares, pero esta vez por el margen derecho. Como referencia, pasaremos por otro embarcadero WP: 25. Desde el embarcadero, en unos 80 m, volveremos a pasar por el cartel informativo de las abejas WP: 22. A partir de ahora, continuamos caminando en sentido contrario al de la corriente del río, en dirección NE. En unos 490 m alcanzaremos nuestro: 10º punto destacable de la ruta: Las Aceñas de Olivares del Siglo X - WP: 26 - Todos los detalles e historia de las Aceñas de Olivares están indicados en el Way Point del mismo. Se trata de un conjunto de tradicionales molinos de harina, ubicados sobre el cauce del río Duero. Actualmente rehabilitadas e instaladas en ellas el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua, para acceder y visitarlas gratuitamente. Desde las Aceñas, podríamos también acceder al centro histórico de la ciudad por el barrio de Olivares, pero como comentado anteriormente preferimos continuar nuestra ruta por el río, mucho mas aconsejable. Seguimos caminando por la ribera del río Duero, en dirección NE. En pocos metros, veremos un cartel informativo de la flora y fauna del barrio de Olivares WP: 27. Desde el cartel informativo, avanzaremos unos 490 m y alcanzaremos, nuevamente, nuestro: 4º punto destacable de la ruta: El Puente de Piedra del Siglo XIII - WP: 11, que cruzaremos, una vez mas, para seguir caminando en la misma dirección, pero desde el otro margen del río. Una vez lo hayamos cruzado, nos desviaremos por la izquierda, y seguiremos progresando en dirección NE. Pasaremos por otra fuente WP: 28, y en unos 580 m, veremos unas puertas de hierro que cruzaremos para acceder al jardín botánico de las Aceñas de Cabañales, y al mismo tiempo alcanzar en pocos metros nuestro: 11º punto destacable de la ruta: Las Aceñas de Cabañales del Siglo X - WP: 29 - Todos los detalles e historia de las Aceñas de Cabañales están indicados en el Way Point del mismo. Desafortunadamente, estas aceñas estaban cerradas, y no pudimos visitar su interior, pero nos quedamos con las imágenes y el recuerdo de las anteriores. No obstante, es otro excelente punto de mira para disfrutar de extraordinarias vistas y panorámica del río Duero y de la ciudad de Zamora. Volvemos al jardín botánico y pasaremos por el monumento de las ruedas de los molinos de las aceñas WP: 30. Cruzamos el jardín botánico, y retomamos nuestra ruta por el camino que íbamos. En unos 225 m pasaremos por tres fuentes consecutivas WP: 31, 32 y 33, y seguidamente alcanzaremos nuevamente nuestro: 3º punto destacable de la ruta: El Puente de Hierro del Siglo XIX - WP: 34, que cruzaremos por debajo, y en pocos metros llegaremos al restaurante de las Aceñas de Pinilla WP: 35, establecido y alberga en las mismas aceñas de Pinilla. Un rincón privilegiado y meritorio para comer. Bordeamos el restaurante para acceder por un camino ascendente que nos conducirá, nuevamente, a nuestro: 2º punto destacable de la ruta: El Puente del Ferrocarril del Siglo XX - WP: 36, que cruzaremos, por arriba, para continuar progresando. En unos 100 m llegaremos a una pasarela de madera WP: 37, que nos descenderá, de nuevo, al cauce del río, y nos encaminará en unos 140 m a nuestro: 12º punto destacable de la ruta: El Área recreativa de la Fuente de los Compadres - WP: 38. Otro fabuloso rincón para deleitar y disfrutar del entorno, equipado debidamente con dos bancos de madera. Veremos dos carteles informativos de la flora y fauna de la fuente de los Compadres. Seguimos avanzando paralelos a la orilla del río Duero. En unos 120 m pasaremos por el monolito de pizarra de Lucio Compadres WP: 39. Desde el monolito, nos distanciaremos ligeramente del cauce, en dirección SE, para confluir en unos 160 m con el camino viejo de Villaralbo, que corresponde al GR-14 de la senda del Duero WP: 40. Avanzaremos unos 45 m por este camino asfaltado, y llegaremos a un cruce señalizado WP: 41, donde nos desviaremos por la izquierda, en dirección NE, por el camino San miguel, que nos conducirá en unos 300 m a unas escaleras de piedra para acceder al puente de los tres árboles WP: 42. Subiremos las escaleras y alcanzaremos nuestro: 13º y último punto destacable de la ruta: El Puente de los tres Árboles del siglo XX - WP: 43 - Todos los detalles e historia del Puente de los tres Árboles están indicados en el Way Point del mismo, por donde discurre la carretera Nacional 630 que comunica Zamora con Salamanca. Su cuerpo es de hormigón y se halla perfectamente integrado en la ciudad. En él se reconocen con claridad dos partes diferenciadas: una cruza la mayor parte del cauce y la otra alcanza el Parque de los Tres Árboles, sobre el que también se asienta y al que nos ofrece un acceso peatonal. Cruzamos el puente para alcanzar el otro margen del río, y veremos una escaleras metálicas WP: 44, por donde descenderemos para acceder, nuevamente, al parque recreativo de los tres árboles. Caminaremos, en dirección SO, unos 80 m para regresar al parking y punto de inicio, donde estacionamos el vehículo, dando por finalizada esta majestuosa y apasionante ruta de los Puentes de Zamora y el río Duero.

En resumen, un ruta imponente de cinco estrellas, que nos ha cultivado de historia y la belleza se resiste y te enamora, penetrando de pleno en el corazón. Una ruta muy recomendable para todos los amantes de la naturaleza, de la historia y de la cultura. Otro verdadero placer para todos los sentidos. Y otro verdadero placer caminar con mi mujer Lola, los dos solos, en una de las últimas rutas de nuestras jornadas veraniegas del periodo vacacional de Julio 2019, que hemos disfrutado, grandiosamente, en la ostentosa ciudad de Zamora. Hemos quedado, indudablemente, muy satisfechos por haber pisado sus calles y acariciar las murallas que la rodean, y que siempre estará guardada en nuestros corazones. ¡Mi mas enhorabuena para los dos!

Como siempre: Nuestra meta nos es llegar, sino disfrutar del camino.

Agradecimientos y muchas gracias a la "Oficina de Turismo de Zamora", por compartir una gran parte de este maravilloso track y gran ayuda en la descripción de la ruta.

Ver Galería del Reportaje Fotográfico completo en Google Fotos - Presenta 152 fotos
Waypoint

01. INICIO Y META RUTA PUENTES DE ZAMORA

Waypoint

02. ERMITA PEÑA DE FRANCIA

ERMITA DE LA PEÑA DE FRANCIA - Siglo XVI. La ermita se encuentra ubicada junto a la margen derecha del río Duero, en el pago llamado Las Pallas, dependiendo de la jurisdicción parroquial de Cristo Rey. La ermita ya existía en el siglo XVI, pero fue reedificada en el 1700. En la base del arco de entrada hay una lápida con una inscripción en la que se dice: El capitán Melchor Fernández Morán, natural de Lacevo, hizo esta obra porque estando ciego se ofreció a Nuestra Señora y al bendito Santo Domingo del Vado, que por su intercesión fue el Señor servido darle vista. 1666 A la izquierda del retablo mayor, existe un nicho con reja de hierro, en cuyo interior se conserva un relicario con fragmentos óseos de Domingo Yánez Sarracino, personaje al que las antiguas crónicas lo sitúan como morador de la Zamora del S. X, y que fue apresado por Almanzor en la batalla de Simancas y martirizado en Córdoba el 985, motivo por el que esta ermita se conoció con el título de Santo Domingo del Vado hasta el S.XVII. El edificio, de pequeñas dimensiones, está formado por una sola nave rectangular, más capilla mayor, sacristía y atrio cerrado precedido de porche. En el lado sur se encuentra la antigua casa del ermitaño. El retablo mayor alberga la imagen de Nuestra Señora de la Peña de Francia, escultura que originalmente fue gótica tallada en madera policromada, de la que aún quedan restos. Posteriormente fue mutilada para convertirla en una imagen de bastidor y ser vestida con telas. Este retablo fue ensamblado en 1724, siendo dorado y policromado por Miguel del Oyo y Manuel Laguna. En la actualidad, esta ermita celebra una gran fiesta el día 8 de septiembre, fecha en la que se conmemora la Natividad de la Virgen María. Leyenda sobre la ermita de la Peña de Francia - Sobre la gran inundación del Duero en 1597 que arrasó Villalazán y el milagro de la salvación de un niño. Según puede leerse en la inscripción labrada en piedra existente sobre el pórtico de entrada a la ermita de la Peña de Francia en las proximidades del Paseo de los Tres Árboles de nuestra capital, el templo surgió de la siguiente forma: "El Capitán Melchor Fernández Morán, natural de Lacevo, hizo esta obra porque estando ciego se ofreció a Nuestra Señora y al bendito Santo Domingo del Vado, que por su intercesión fue el Señor servido de darle vista. 1666". Este era el origen de la popular ermita que yo conocí hasta que encontré un escrito en el que se decía que la razón histórica de la existencia en Zamora de una ermita a la Virgen de la Peña de Francia estribaba en el hecho milagroso acaecido el día de San Martín del año 1597. El Duero había crecido tanto que cubrió el lugar de Villalazán, cuatro leguas arriba de Zamora, e hizo tales estragos que de cuarenta casas que había en el pueblo solo quedaron cuatro en pie. Una de las casa arrasadas fue la de María Marcos que con su marido se había acogido en la Iglesia, Tenía esta mujer un niño de tres semanas en la cuna, del que con la turbación y las prisas se vino a olvidar. Viendo lo cual el marido fue a sacarlo, pero habiendo entrado el agua a cuatro varas de altura, se lo arrebató el rió y no pudo alcanzarlo y él tampoco fue visto. Viéndose la pobre mujer sin marido y sin hijo imploró a Nuestra Señora de la Peña de Francia e hizo voto de que si le guardaba al hijo lo llevaría a su Santa Casa y subiría la cuesta a pie y descalza, haría una misa en su altar y, conforme a su pobreza, daría una limosna para su obra. Llevó el río la casa y el niño en su cuna sobre el agua, sin mojarse ni cabezal, sábana y almohada en que iba echado dentro de la cuna y así llegó hasta Zamora. Llegó hasta el puente, y no pudiendo pasar por los ojos que cubría totalmente el agua, lo arrojaron las olas hasta la orilla donde mucha gente contemplaba asustada la monstruosa crecida del Duero. Recogieronló y hallaron al niño sano y salvo sin haberse mojado. Hicieron pregonar el hallazgo, por si aparecían los padres y entre tanto se llevó al niño a casa de doña Leonor, señora de don Pedro Mella. Al día siguiente vino la madre a recogerlo proclamando que la Virgen de la Peña de Francia lo había guardado. Fue a la Peña al siguiente verano acompañada de muchos a cumplir su voto y todos hicieron notorio aquel milagro. No es que exista contradicción entre el ciego que recobró la vista e hizo construir el templo zamorano y el milagro del niño que salvó la vida de la riada de Villalazán, pero es interesante conocer ambos sucesos que parecen estar en relación con la existencia de esta Ermita que al día de hoy parece estar semi-abandonada.
Waypoint

03. PARQUE RECREATIVO LOS TRES ARBOLES

Waypoint

04. EMBARCADERO RÍO DUERO

Waypoint

05. EMBARCADERO RÍO DUERO

Waypoint

06. DESVÍO OPCIONAL AZUD ACEÑAS DE CABAÑALES

Waypoint

07. AZUD DE LAS ACEÑAS DE CABAÑALES

Waypoint

08. PUENTE DEL FERROCARRIL

PUENTE DEL FERROCARRIL - Siglo XX. El puente del Ferrocarril de Zamora es uno de los cinco que atraviesan el río Duero a su paso por la capital de la provincia homónima. Construido en 1933 por la naviera Astilleros de Sestao (Bilbao), durante años dio servicio a la línea ferroviaria Plasencia-Astorga, actualmente sin servicio. El puente comunica el centro de la ciudad con el barrio de Pinilla ubicado en la orilla izquierda del río, justo donde se encuentran las aceñas de Pinilla. Fue cerrado definitivamente en 1986, permaneciendo su estructura sobre río. Anteriormente se encontraba en esta posición un puente que daba servicio desde el año 1895, fecha en la que se inauguró la línea. Su progresivo deterioro, y la baja resistencia con la que se calculó limitaba el volumen de tráfico. Es por esta razón por la que se planteó la sustitución. Operación que se hizo el 6 de octubre de 1933 en apenas una media hora. Puente de cinco tramos de vigas de celosía metálicas roblonadas, tipo Linville y de tablero superior. La estructura metálica apoya sobre pilas y estribos en talud de cuidada sillería. Adosados en los alzados, ambos elementos de apoyo presentan tajamares de sección semicircular creciente hasta la base, que se rematan con sombreretes semiesféricos también de piedra. La gran luz de los vanos y la ligereza de la estructura prestan al puente un aspecto monumental.
Waypoint

09. PUENTE DE HIERRO

PUENTE DE HIERRO - Siglo XIX. El Puente de Hierro comunica el barrio de Pinilla, en la margen izquierda, con el centro de la ciudad. Una pasarela situada en el lateral occidental permite cruzarlo a pie separadamente del espacio por el que circulan los vehículos. Aunque de aspecto muy diferente al Puente de Piedra, supone igualmente uno de los principales emblemas de Zamora. La presencia de ambos ha calado hondo en la toponimia urbana, denominándose hoy Entrepuentes el espacio ribereño comprendido entre ellos. El Puente de Hierro se construyó a finales del siglo XIX, casi al mismo tiempo que otro puente hoy fuera de servicio situado a escasos metros aguas arriba y que fue utilizado por la antigua línea de ferrocarril que unía Gijón y Sevilla. Tanto uno como otro poseen una estructura metálica propia de la época en que se construyeron, en ambos casos apoyada sobre firmes pilas de sillería.
Waypoint

10. PASARELA PUENTE DE PIEDRA

Waypoint

11. PUENTE DE PIEDRA

PUENTE DE PIEDRA – Siglo XIII. El conocido como Puente de Piedra es el más antiguo de los que se mantienen en pie. Su origen es medieval, mencionándose ya en el siglo XII. En sus primeros años se denominó Puente Nuevo, en contraposición al llamado entonces Puente Viejo, cuyos restos todavía podemos ver aguas abajo, aunque se arruinó ya en el siglo XIV y posteriormente parte de sus elementos fueron reutilizados en la construcción y reparación de las aceñas de la ciudad. Pese al vetusto aspecto que presenta, la fisonomía del Puente de Piedra ha evolucionado considerablemente a lo largo de su dilatada existencia. Las grandes avenidas del río y los avatares históricos han obligado a realizar en su estructura numerosas reformas que han ido dejando su impronta. Todavía a principios del siglo XIX disponía de almenas e incluso de dos grandes torres de carácter defensivo situadas en sus extremos. Durante largo tiempo constituyó el único acceso a Zamora desde la margen izquierda del río, lo que permitió a Pedro I establecer el cobro del pontazgo, mi- puesto que recaía sobre quienes empleaban el puente para entrar en la ciudad y que se mantendría hasta el siglo XIX. Ver mas información en wikipedia
Waypoint

12. CONVENTO DE SAN FRANCISCO

Waypoint

13. FUENTE CONVENTO SAN FRANCISCO

Waypoint

14. PANORÁMICA CASCO ANTIGUO ZAMORA

Waypoint

15. PUENTE VIEJO DE ZAMORA

PUENTE VIEJO – Siglo X. El Puente Viejo de Zamora (denominado también Puente de Olivares) fue un puente de piedra sobre el río Duero que existió hasta el siglo X (o XIII dependiendo de las fuentes) en la ciudad de Zamora. Con la construcción del puente de Piedra (puente nuevo) aguas arriba a comienzos del siglo XIII, los visibles restos pétreos del puente de Olivares, visibles sobre las aguas del río, pasaron a denominarse puente viejo. La ciudad de Zamora careció de puente durante casi tres siglos, existiendo el llamado vado de don García como área de paso. Se desconoce si el puente viejo fue destruido por causas naturales, o intencionadamente por causas bélicas en la defensa pasiva de la ciudad contra las razias musulmanas procedentes del sur de la península durante la edad media. El puente daba servicio de transporte a la denominada vía de la Plata. A comienzos del siglo XXI pueden verse todavía restos del puente muy cerca de las aceñas de Olivares. A día de hoy, se ha aceptado la época medieval del puente mal llamado romano. Estudios de Miguel Ángel Mateos o Florián Ferrero confirman el hecho de que las ruinas del puente situado en Olivares sean de época medieval. Ello echa por tierra la teoría popular del puente romano que se ha mantenido durante años. Algunos informes realizados a finales del siglo XIX muestran la posibilidad de una ciudad carente de puentes de acceso durante un periodo de casi tres siglos. Es posible que entrara en ruina en el siglo XII, siendo mantenido con diversas estructuras provisionales de madera hasta el siglo XIII en el que se construye el nuevo puente de piedra. El puente nuevo, denominado puente mayor o puente de piedra fue el segundo puente de Zamora. A este respecto existen dos hipótesis opuestas. La primera menciona que hubo un periodo de ausencia de los dos puentes, es decir, que no existieron simultáneamente ambos puentes careciendo la ciudad de un paso establecido durante un periodo de tiempo que va desde un siglo a tres. De esta opinión son los historiadores Fernández Duro, Ursicino Álvarez, y posteriormente Mateos Rodríguez. Existen otros autores, sin embargo que ilustran una ciudad medieval con dos puentes coexistiendo en el río Duero. Otro punto sobre el que no existe un acuerdo entre los historiadores de la ciudad es la fecha de destrucción del puente viejo y las causas de la misma. Algunos autores mencionan el siglo X como fin, así como una destrucción deliberada por los líderes astures con el objeto de evitar ataques de las tropas musulmanas procedentes de los reinos del sur (véase: batalla de Alhandic y día de Zamora). Otras causas apoyadas por otros autores se centran en catástrofes naturales como pueden ser las habituales crecidas del río Duero. A pesar de todo, el viejo puente derribado no se reconstruyó siendo así una defensa pasiva en las habituales reyertas entre los reinos del norte, y las tropas musulmanas del sur. Evitando así el avance de tropas por ese lado de la ciudad, empleando la defensa natural del río y las escarpadas murallas. Por las descripciones e ilustraciones del viajero Anton Van den Wyngaerde de mediados del siglo XVI se puede saber que el puente se encontraba en ruinas. Quedando sólo algunas estructuras de fábrica sobre el río, muy cerca de las aceñas de Olivares. El puente comunicaba el barrio de Olivares con los barrios del extraponte. Desde la ciudad se salía por la puerta óptima a las lindes del puente por la vertiente derecha del mismo. Dependiendo de la época en la historia de la ciudad, la denominación 'viejo' o 'nuevo' repercute en dos puentes.
Waypoint

16. FUENTE DE SAN FRONTIS

Waypoint

17. PLAYA DE LOS PELAMBRES

Waypoint

18. PUNTO DE ALMUERZO VISTA PUENTE DE LOS POETAS

Waypoint

19. FUENTE DE LOS POETAS

Waypoint

20. PUENTE DE LOS POETAS

PUENTE NUEVO o DE LOS POETAS – Siglo XXI. El Puente de los poetas, denominado también como puente nuevo de Zamora, es un puente ubicado en la ciudad de Zamora (España). Obra del Ingeniero de Caminos Javier Manterola, que hace la unión entre la CL-527 y N-122. Se encuentra ubicado, aguas arriba a un escaso kilómetro del Puente de Piedra y comunica el barrio de Olivares y el Campo de la Verdad. En la margen derecha, con el barrio de San Frontis en la margen izquierda y unos metros más abajo de Los Pelambres. La apertura del puente se realizó a comienzos del año 2013, liberando de servicio al viejo puente de Piedra. Inicialmente el puente se iba a dedicar a la memoria del poeta zamorano Claudio Rodríguez, al final, debido a la insistencia de su viuda dejó indicación de la existencia de otros poetas zamoranos. Razón por la que la denominación popular (no oficial) figura como “Puente de los Poetas”. Fue inaugurado el 1 de marzo de 2013. Desde esa inauguración se ha peatonalizado el viejo Puente de Piedra de la ciudad.
Waypoint

21. PUENTE DE MADERA ARROYO DE VALDERREY

Waypoint

22. CARTEL INFORMATIVO DE LAS ABEJAS

Waypoint

23. PARQUE DE OLIVARES

Waypoint

24. VISTA ATARDECER DE LOS OLIVARES

Waypoint

25. EMBARCADERO DE LOS OLIVARES

Waypoint

26. ACEÑAS DE OLIVARES

HISTORIA. Una aceña es un ingenio hidráulico situado en el mismo cauce del río. Como cualquier otro molino de agua, permite triturar el grano del cereal y transformarlo en la harina con la que más tarde se elaborará el pan. Las aceñas se sirven de la fuerza que imprime la corriente de los grandes ríos, capaz de mover unas ruedas de palas de grandes dimensiones que se colocan en posición vertical. En esto se diferencian de los molinos de agua convencionales (también llamados molinos de rodezno), cuyas ruedas trabajan en horizontal. Éstos además suelen situarse en cursos de agua de menor entidad o bien al final de un canal que desvía parte del agua de un río. Junto a cada grupo de aceñas encontramos su correspondiente azud (en Zamora denominado azuda), pequeña represa que cruza de forma oblicua el cauce del río, dirigiendo la corriente hacia las aceñas y asegurándoles un caudal constante. En Zamora las aceñas funcionaron durante más de mil años (su origen se remonta a la Edad Media) y constituyeron en su conjunto uno de los núcleos de actividad industrial y económica más importantes de la ciudad. En el tramo urbano del Duero encontramos tres grupos de aceñas en buen estado de conservación, pese a que la hostilidad del río ha obligado a realizar continuas reparaciones a lo largo de su historia. Muy próximas al Puente del Tren se encuentran las Aceñas de Pinilla, que se mantuvieron en funcionamiento hasta la segunda mitad del siglo XX y hoy son utilizadas como restaurante. También en la margen izquierda se conservan las Aceñas de Cabañales, muy cerca del Puente de Piedra y constituidas por dos grupos de dos edificios. Unas y otras se hallan asentadas sobre una estructura de sillería, aunque en la parte superior de sus edificios se ha utilizado el ladrillo. Las más célebres de la capital son las Aceñas de Olivares, de cuya existencia ya hay constancia en el siglo X. Antiguamente se denominaron también del Cabildo, por formar parte del patrimonio de la Catedral de Zamora, al igual que las de Pinilla. En su recuerdo podemos ver en la parte exterior de uno de los edificios un Cordero Pascual grabado en piedra. Debido a su gran producción harinera suponían la mayor fuente de ingresos del Cabildo Catedralicio, a la vez que permitían disponer del control de un alimento tan básico como el pan. En su interior, hoy abierto al público, se ha ubicado el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua. Aguas abajo, pero próximas a la ciudad, se encuentran las ruinas de las Aceñas de Gijón y también las Aceñas de los Pisones. Ambas se encuentran en la margen derecha del río y disponen también de un canal para la pesca. ACEÑAS DE OLIVARES - Siglo X. Las Aceñas de Olivares son un grupo de este tipo de molinos ubicado sobre el cauce del río Duero, en la ciudad española de Zamora. Constituyen uno de los cinco conjuntos de aceñas que todavía subsisten en la ciudad, si bien todos ya fuera de uso productivo desde comienzos del siglo XX, junto con las de Pinilla, Cabañales, Gijón y Los Pisones. Han sido rehabilitadas y consolidadas para instalar en ellas el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua. El proyecto, con una inversión de 317.000 €, estuvo a cargo de los arquitectos Francisco Somoza y Pedro Lucas del Teso, que recibieron por él una mención especial en los premios "Hispania Nostra" en el año 2008. Durante la Edad Media era muy habitual la existencia de numerosas aceñas ubicadas en las riberas de los ríos zamoranos, aprovechando la fuerza motriz de las corrientes. Su edificación era un problema arquitectónico poco evidente con la tecnología constructiva de la época. En aquel tiempo su posesión suponía una relación de poder de una comunidad dada. La documentación antigua existente sobre la descripción de estos ingenios mecánicos asigna la denominación "aceña" a los mecanismos que funcionan en ríos con gran caudal, mientras que se reserva la denominación "molino" a aquellos ubicados en cauces de menor caudal. Es por esta razón que la denominación aceña es correcta al mencionar los de Zamora a orillas del Duero. Las Aceñas de Olivares toman su nombre del lugar de su construcción, el antiguo Arrabal de Olivares. La primera referencia escrita que se tiene de ellas es del año 986, y alcanzaron su máximo apogeo en el siglo XIII. Las aceñas no eran propiedad de una sola persona. Su construcción, mantenimiento y su producción de harina de trigo eran responsabilidad de una comunidad. Por regla general se trataba de comunidades religiosas, que se encargaban de proporcionar las denominadas divisas o veces a los arrendatarios. En este caso concreto el propietario era el Cabildo Catedralicio, que poseía asimismo las de Pinilla (éstas últimas también conocidas precisamente como Aceñas del Cabildo). Las propiedades de las aceñas son concedidas a las órdenes religiosas por el rey. Esta situación va cambiando a medida que evolucionan los siglos. Ver mas información de las Aceñas
Waypoint

27. CARTEL INFORMATIVO BARRIO DE OLIVARES

Waypoint

28. FUENTE DE CABAÑALES

Waypoint

29. ACEÑAS DE CABAÑALES

HISTORIA. Una aceña es un ingenio hidráulico situado en el mismo cauce del río. Como cualquier otro molino de agua, permite triturar el grano del cereal y transformarlo en la harina con la que más tarde se elaborará el pan. Las aceñas se sirven de la fuerza que imprime la corriente de los grandes ríos, capaz de mover unas ruedas de palas de grandes dimensiones que se colocan en posición vertical. En esto se diferencian de los molinos de agua convencionales (también llamados molinos de rodezno), cuyas ruedas trabajan en horizontal. Éstos además suelen situarse en cursos de agua de menor entidad o bien al final de un canal que desvía parte del agua de un río. Junto a cada grupo de aceñas encontramos su correspondiente azud (en Zamora denominado azuda), pequeña represa que cruza de forma oblicua el cauce del río, dirigiendo la corriente hacia las aceñas y asegurándoles un caudal constante. En Zamora las aceñas funcionaron durante más de mil años (su origen se remonta a la Edad Media) y constituyeron en su conjunto uno de los núcleos de actividad industrial y económica más importantes de la ciudad. En el tramo urbano del Duero encontramos tres grupos de aceñas en buen estado de conservación, pese a que la hostilidad del río ha obligado a realizar continuas reparaciones a lo largo de su historia. Muy próximas al Puente del Tren se encuentran las Aceñas de Pinilla, que se mantuvieron en funcionamiento hasta la segunda mitad del siglo XX y hoy son utilizadas como restaurante. También en la margen izquierda se conservan las Aceñas de Cabañales, muy cerca del Puente de Piedra y constituidas por dos grupos de dos edificios. Unas y otras se hallan asentadas sobre una estructura de sillería, aunque en la parte superior de sus edificios se ha utilizado el ladrillo. Las más célebres de la capital son las Aceñas de Olivares, de cuya existencia ya hay constancia en el siglo X. Antiguamente se denominaron también del Cabildo, por formar parte del patrimonio de la Catedral de Zamora, al igual que las de Pinilla. En su recuerdo podemos ver en la parte exterior de uno de los edificios un Cordero Pascual grabado en piedra. Debido a su gran producción harinera suponían la mayor fuente de ingresos del Cabildo Catedralicio, a la vez que permitían disponer del control de un alimento tan básico como el pan. En su interior, hoy abierto al público, se ha ubicado el Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua. Aguas abajo, pero próximas a la ciudad, se encuentran las ruinas de las Aceñas de Gijón y también las Aceñas de los Pisones. Ambas se encuentran en la margen derecha del río y disponen también de un canal para la pesca. ACEÑAS DE CABAÑALES - Siglo X. Las Aceñas de Cabañales son un grupo de tipo de molinos ubicado sobre el cauce del río Duero (margen izquierda), en la ciudad española de Zamora. Constituyen uno de los cinco conjuntos de aceñas que todavía subsisten en la ciudad, si bien todos ya fuera de uso productivo desde comienzos del siglo XX. Conviven con otras aceñas como son las de Olivares, la Pinilla. Ambas en posesión del cabildo catedralicio hasta el siglo XX. Estas aceñas se encuentran aguas arriba del puente de Piedra, en el margen izquierdo. Los molinos fueron inicialmente durante el siglo XI propiedad de la iglesia hasta la llegada de la desamortización que pasaron a manos privadas. Con el advenimiento de máquinas de vapor las aceñas fueron dejándose de usar. Se abandonaron y finalmente tuvieron que ser rehabilitados como museo en mayo de 2003. A pesar de estas intervenciones permanecen cerrados hasta 2012. Ver mas información de las Aceñas
Waypoint

30. MONUMENTO RUEDAS DE MOLINOS ACEÑAS CABAÑALES

Waypoint

31. FUENTE DE CABAÑALES

Waypoint

32. FUENTE DE CABAÑALES

Waypoint

33. FUENTE DE CABAÑALES

Waypoint

34. PUENTE DE HIERRO

Waypoint

35. RESTAURANTE LAS ACEÑAS DE PINILLA

Waypoint

36. CRUZAR PUENTE DEL FERROCARRIL

Waypoint

37. PASARELA DE MADERA ACEÑAS DE LA PINILLA

Waypoint

38. ÁREA FUENTE DE LOS COMPADRES

Waypoint

39. MONOLITO DE PIZARRA LUCIO COMPADRES

Waypoint

40. CAMINO VIEJO DE VILLARALBO GR-14

Waypoint

41. DESVÍO IZQUIERDA CAMINO SAN MIGUEL

Waypoint

42. ESCALERA DE ACCESO PUENTE DE LOS TRES ARBOLES

Waypoint

43. PUENTE DE LOS TRES ARBOLES

PUENTE DE LOS TRES ÁRBOLES - Siglo XX. El Puente de los Tres Árboles, por el que discurre la carretera Nacional 630 que comunica Zamora con Salamanca, fue construido en los años ochenta del siglo XX. Su cuerpo es de hormigón y se halla perfectamente integrado en la ciudad. En él se reconocen con claridad dos partes diferenciadas: una cruza la mayor parte del cauce y la otra alcanza el Parque de los Tres Árboles, sobre el que también se asienta y al que nos ofrece un acceso peatonal. Ver mas información en wikipedia
Waypoint

44. ESCALERA DE HIERRO PUENTE DE LOS TRES ÁRBOLES

2 commentaires

  • Photo de pizquillas

    pizquillas 9 oct. 2019

    Magnifica explicación y recorrido. Le invito a verlo por la noche con la iluminación del río, es aun más espectacular.

  • Photo de Fos Films

    Fos Films 9 oct. 2019

    Hola Pizquillas;
    Me lo apunto para una próxima. Muchas gracias por la valoracion y comentarios.
    Un saludo

You can or this trail