Durée  2 hours 34 minutes

Coordonnées 337

Publié 23 août 2018

Recorded juillet 2018

-
-
3 198 m
3 122 m
0
0,5
0,9
1,82 km

Vu 599 fois, téléchargé 32 fois

près de Guatín, Antofagasta (Chile)


Marcha realizada el 13 de julio de 2018
Salimos desde San Pedro de Atacama por la misma carretera que el día anterior subíamos hasta los géiseres del Tatio. Se trata de la carretera B-245 que va a la antigua población de Machuca, y que en muy pocos kilómetros remonta un desnivel de más de mil metros. A los veintipocos kilómetros nos salimos de la misma para coger un corto tramo de una pista de tierra que nos lleva en un par de kilómetros más hasta una pequeña explanada de tierra que, junto a la quebrada hace la función de pequeño aparcamiento. Nada más dejar el coche, salvamos un pequeño escalón de tierra y poco después un corto tramo de descenso que nos planta en la misma quebrada por la que transcurre el río Vilama.

Al cuarto de kilómetro desde que dejamos el coche del guía que nos ha traído hasta aquí, llegamos a la zona en la que los enormes cactus o cardones, que llaman por aquí, intentan arrebatar una parte del protagonismo al torrente de agua que baja por la quebrada del Guatín. Esta misma quebrada, unos kilómetros más arriba, dispone de unas sencillas termas para todos aquellos amantes de combinar la actividad deportiva por estos impresionantes barrancos/quebradas junto con los beneficios de la hidroterapia.

En estas quebradas del desierto de Atacama es muy frecuente que estos oasis que forman las aguas que provienen del deshielo de las partes altas de los volcanes: Licancabur, Putana, etc., aparezcan y/o se esfumen en función de las zonas en las que las aguas afloran (como esta que estamos recorriendo) o se filtran como ocurre unos pocos kilómetros más abajo. Doscientos metros más abajo nos acercamos todavía más al río Vilama, del que nos llama la atención que las aguas no bajan nada frías, siendo el motivo el paso, un tramo más arriba, de dichas aguas por las termas de las que ya hemos hablado.

No llevamos ni cincuenta metros más de recorrido por la quebrada, cuando tenemos que salvar una cascada, en la que el guía nos recomienda hacerlo por la izquierda con un poco de cuidado por encontrarse la roca mojada, pero no porque tenga mayor dificultad técnica ni peligro alguno. Aún así, nos confiesa que ha tenido más de un grupo que a las primeras de cambio han preferido volverse, sin llegar hasta donde lo hicimos nosotros.

Otro tramo tan corto como el anterior, y nos volvemos a encontrar otro paso que salva por el margen izquierdo (durante la bajada, mientras que en el vídeo se nos ve por la derecha, ya que subimos de regreso) y unos metros junto a la pared y sobre las aguas del río Vilama. Este otro paso, tampoco entraña mayor dificultad si se hace con cuidado, como se suele decir “usando más la maña que la fuerza”.

A los cien metros de haber salvado este último paso, llegamos a una especie de mirador, tras el que un fuerte descenso nos introduce en pleno corazón de la quebrada. Según bajamos, el líquido elemento va ocupando todo su espacio natural, y con ello nos resta y reduce las posibilidades de una progresión, más o menos cómoda, como hasta aquí hemos logrado hacer.

No llevaremos ni un cuarto de kilómetro más, desde el citado mirador anterior, cuando el guía decide hacer un alto para reponer las fuerzas y retornar, ya que la una forma de progresar en el siguiente tramo sería haciendo rapel, y no venimos preparados para ello.

Commentaires

    You can or this trail