José Antonio López Salvador

José Antonio López Salvador

960

Amo Cataluña, amo el País Vasco, amo Andalucía, amo España. Pero por encima de banderas y territorios, Amo este Mundo!. Cuando me preguntan ¿de donde eres? Soy un ciudadano de la Tierra. Y mí sueño sería poder viajar por mi planeta sin que existan guerras, miserias e injusticia. Sin que note el rencor o el odio al diferente, al extranjero… Mi mochila sería la única arma necesaria para recorrerlo, ir allá, donde mande la rosa de los vientos.
Imperdonable nacer sin viajar, viajar sin conocer, conocer sin comprender, comprender sin respetar, respetar sin amar…
Nuestro mundo se encuentra a la distancia justa de una estrella de tamaño mediano. Un 5% más o un 5% menos supondría un cambio drástico de las temperaturas de nuestro planeta, además, las estrellas de tamaño medio son más longevas y estables.
Vivimos en el arrabal de una galaxia común y corriente, a las afueras, donde las catástrofes cósmicas son más improbables y a la vida se le conceden los tiempos necesarios para su evolución.
Mantenemos una danza cósmica con la Luna, un baile hermoso, perpetuo, que parece inmutable y que estabiliza nuestra rotación e influye benéficamente en todo nuestro devenir.
Un mundo que tiene la peculiaridad de tener atmósfera que nos permite respirar, filtrar y regular nuestro medio, capas invisibles y protectoras.
Un mundo que tiene océanos y mares, que son la cuna de la vida. Que absorben y reflejan la luz del sol, almacenan y transportan el calor a través de las corrientes marinas, son la principal fuente de vapor de agua atmosférico y nos brindan alimentos.
Un mundo que tiene capa de Ozono que reduce las radiaciones ultravioletas. Que estuvimos a punto de destruir y que gracias al sentido común hemos conseguido salvar y que se está recuperando.
Un mundo en que su corazón es un núcleo metálico, que nos proporciona un campo electromagnético tal, que ha resguardado a la superficie terrestre de las corrientes de plasma solares, un auténtico escudo! Que hace poesía con las auroras boreales.
Todas estas coincidencias imposibles y algunas más, hacen que aquí exista el mayor de los milagros: La Vida.
Así que amigos ¿como es que nos perdemos en separatismos, nacionalismos y fronteras?
Soy ciudadano del Mundo de este planeta azul.
Perdido en la inmensidad del universo está mi hogar.
Mi bandera es el árbol de la vida y mi lucha la preservación de este milagro.
Este es mi Mundo!!!
Namasté Amigos, Besoabrazos cósmicos desde la nave de la Vida!

Membre depuis octobre 2011

Membre Premium